Amanda y Pedro se casaron en Bilbao  y lo celebraron con un plan por todo lo alto: ceremonia en la iglesia, comida en un castillo, copas en una terraza chill out y fiesta por la noche.

Del vestido se encargo Isabel Zapardiez y fue un diseño sencillo, con caída y muy romántico, realizado en muselina de seda con chantillí francés en las mangas. El velo fue confeccionado en tul de seda con incrustaciones de Chantilly bordado a mano.

El ramo de la novia fue a base rosas de David Austin  y para la iglesia, hortensias blancas.

Los zapatos de la novia fueron realizados por Franjul, en color rosa palo, a juego con el ramo y aportando un toque aún más romántico al vestido de Amanda.

La boda se celebro en un castillo y del montaje del Castillo se encargó  la empresa Liberty 66: adecuación de la carpa al coctel con mesas altas, barra de chuches frente a la barra libre en el baile, montaje de zona chill out en el jardín para la noche e iluminación del patio del Castillo con velas y antorchas por la noche.

El resultado fue una boda espectacular, a la que no le falto ningún detalle